Luís de Sousa

Frei Luís de Sousa (Manoel o Manuel de Sousa Coutinho) (1555 – el 5 de mayo de 1632), monje portugués y prosista, nació en Santarém, un miembro de la familia noble de Sousa Coutinho.

Captura y liberación

En 1576 rompió sus estudios en la universidad Coimbra para afiliarse al pedido de Malta, y dentro de poco después fue capturado en el mar por piratas Moros y preso tomado a Argel, donde encontró a Cervantes. Un año más Tarde Manuel de Sousa Coutinho era ransomed, y aterrizando en la costa de Aragón pasó por Valencia, donde hizo el conocido del poeta Jaime Falcão, que parece haberle inspirado con un gusto al estudio y una vida tranquila.

Los desastres nacionales y los problemas de la familia aumentaron su deseo, que se confirmó cuando volvió a Portugal después de la Batalla de Ksar El Kebir y tenía la pena de atestiguar la invasión española y la pérdida de la independencia de su país. Entre 1584 y 1586 se casó con una señora noble, Dona Magdalena de Vilhena, la viuda de Dom John de Portugal, el hijo del poeta Dom Manuel de Portugal, a quien Camões había dedicado su séptima oda.

En Portugal

Colocando en Almada, en Tagus frente a Lisboa, dividió su tiempo entre asuntos interiores, estudios literarios y sus deberes militares como el coronel de un regimiento. Su aversión patriótica de una regla extranjera se puso más fuerte ya que vio Portugal explotado por su compañero poderoso, y por último se trajo a una cabeza en 1599. En ese año, para evitar al parásito que devastó Lisboa, los gobernadores del reino para Philip II decidieron mover sus cuartos a su residencia; con eso, encontrando su protesta contra esta resolución arbitraria desatendida, prendió fuego a su casa, y evitar las consecuencias de su hecho valiente tuvo que salir de Portugal.

A Madrid

Yendo a Madrid, no sólo evitó cualquier pena, debida sin duda a su posición e influencia en el tribunal español, pero era capaz de proseguir sus estudios literarios en la paz y publicar los trabajos de su amigo Jaime Falcão (Madrid, 1600).

Nada se sabe cómo pasó los próximos trece años, aunque haya una tradición que, en el caso de un residente del hermano en Panamá, que sostuvo la perspectiva de ganancias comerciales grandes, pasó algún tiempo en América. Se dice que la fortuna era impropicia, y que esto, juntos con las noticias de la muerte de su única hija, Dona Anna de Noronha, causó su vuelta a casa alrededor de 1604.

En 1613 él y su esposa estuvieron de acuerdo con una separación, y tomó el hábito dominicano en el convento de Benfica, mientras Dona Magdalena entró en el convento del Sacramento en Alcantara. Según un viejo escritor, el motivo para su acto era las noticias, traídas por un peregrino de Palestina que el primer marido de Dona Magdalena había sobrevivido la batalla de Ksar El Kebir, en el cual se supuso haberse caído, y todavía vivía; Almeida Garrett ha inmortalizado la leyenda en su juego de 1843 Frei Luís de Sousa. La historia, sin embargo, no merece ningún crédito, y una explicación más natural consiste en que el par tomó su resolución para dejar el mundo para el claustro de motivos de la piedad, aunque en caso de Manuel el cautiverio de su país y la pérdida de su hija puedan haber sido causas contribuyentes.

Escritura

Hizo su profesión el 8 de septiembre de 1614 y tomó el nombre por el cual se conoce como un escritor, Frei Luís de Sousa. En 1616, en la muerte de Frei Luís Cacegas, otro dominicano notable que había coleccionado materiales en una historia del pedido y para una vida del arzobispo famoso de Braga, Dom Frei Bartolomeo de los Mártires, la tarea de escribir estos libros se confió a Frei Luís. La Vida del arzobispo apareció en 1619, y la primera parte de la Crónica de S. Dominic en 1623, mientras las segundas y terceras partes aparecieron póstumamente en 1662 y 1678; además escribió, por la orden del gobierno, los Anales de D. John III, que fueron publicados por Alexandre Herculano en 1846. Después de que una vida de aproximadamente diecinueve años gastó en la religión, murió el 5 de mayo de 1632, en Benfica, Lisboa, dejándole una memoria de observancia estricta y santidad personal.

La Crónica de S. Dominic y la Vida del arzobispo tienen el defecto de la mayor parte de escrituras monásticas — relacionan en su mayor parte sólo el bien, y lo exageran sin el escrúpulo, y admiten todas las clases de prodigios, mientras que éstos tienden a aumentar el lealtad. Brevemente, estos libros son panegíricos, escritos para la edificación, y no son historias en absoluto en el sentido de la palabra crítico. Su pedido y arreglo, sin embargo, son admirables, y el estilo lúcido, pulido, la pureza de la dicción, y descripciones simples, vivas, dan derecho a Frei Luís de Sousa a estar como un grande prosista. Sus metáforas bien se eligen, y emplea en ocasiones apropiadas términos familiares y locuciones, y hace el uso lleno de aquellos diminutivos encantadores en los cuales la lengua portuguesa es rica. Su prosa es caracterizada por elegancia, dulzor y fuerza, y es notablemente libre de las afectaciones y retórica falsa que caracterizó la edad.

Poesía

Además de sus otros regalos, Frei Luís de Sousa era un poeta latino bueno. Hay muchas ediciones de la Vida del arzobispo, y apareció en francés (París, 1663, 1679 y 1825), en italiano (1727–1728), en español (Madrid, 1645 y 1727) y en inglés (Londres, 1890). El História de S. Domingos se puede leer en una edición moderna (6 vols, Lisboa, 1866).

Autoridades



Buscar